Un poco sobre los bioplásticos

Juan Marco Álvarez / Asesor en sostenibilidad corporativa y medio ambiente
martes 25, septiembre 2018 – 12:00 am

green_project_4

Los bioplásticos ofrecen una alternativa interesante para la reducción de los impactos del plástico convencional hecho a base de recursos fósiles (petróleo). A diferencia de este último, los materiales comúnmente utilizados para producir los bioplásticos son el maíz, la caña de azúcar, el aceite vegetal y el almidón. También en Indonesia se están haciendo experimentos para suplir bioplástico con algas marinas.

Los bioplásticos tienen la ventaja de reducir la dependencia de recursos fósiles con la consecuente reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Las plantas secuestran dióxido de carbono (CO2) durante su crecimiento y el uso de esta biomasa renovable para producir el bioplástico mantiene almacenado al CO2 durante toda la vida útil del producto. Esta fijación de carbono en el bioplástico se puede extender por más tiempo si el material se logra reciclar o compostar. A manera de entender mejor el potencial impacto de los bioplásticos veamos el siguiente ejemplo: el sustituir la demanda global anual de polietileno (PE) con PE de resina natural podría evitar liberar al ambiente más de 42 millones de toneladas anuales de CO2. Esto es similar a las emisiones de CO2 equivalentes a 10 millones de vuelos anuales alrededor del mundo.

El mercado de los bioplásticos todavía es incipiente. Por ahora representa tan solo el 1 % del mercado mundial de plástico convencional. Se estima que la capacidad de producción mundial de bioplásticos aumentará de 4.2 millones de toneladas en 2016, a 6.1 millones de toneladas en 2021. Este crecimiento es bajo debido a la falta de políticas públicas que estimulen a esta nueva industria y al bajo precio del petróleo. Lo anterior fomenta la permanencia de la industria del plástico convencional y menos inversión en investigación y desarrollo en bioplásticos.

Sin embargo, las cifras ilustran una tendencia importante impulsada por las cambiantes demandas de los consumidores quienes buscan productos amigables con el medio ambiente. Hoy día, muchas personas en Norte América, Europa, Japón y Korea han comenzado a utilizar bioplásticos en su vida cotidiana. Grandes marcas de automóviles como Ford, Mercedes, VW, Toyota ya incorporan bioplástico en algunas piezas de sus vehículos. Tambien Coca-Cola, Heinz, Unilever, Nestlé, Danone y Nike han comenzado a utilizar bioplásticos en sus envases y productos. En Guatemala y Costa Rica ya pueden apreciarse bolsas de contenido natural en supermercados y otros comercios. También en casi toda Centroamérica se pueden encontrar productos de bioplástico de un solo uso, como vasos, platos y cubiertos, así como varios tipos de envases.

Ahora bien, no hay que confundir a los biopláticos con los llamados productos plásticos “oxo-fragmentables”, los cuales están hechos de plásticos convencionales y que contienen aditivos químicos para imitar la biodegradación. En algunos comercios de Guatemala por ejemplo, se pueden encontrar bolsas con la etiqueta “Oxo-biodegradable. En realidad, estos aditivos químicos solo facilitan la fragmentación del plástico, el cual nunca se degrada por completo sino que se descompone en fragmentos muy pequeños que permanecen en el ambiente. Ahora bien, el término biodegradable es una característica inherente de la mayoría de los bioplásticos. A diferencia de la oxo-fragmentación, la biodegradación es el resultado de la acción de microorganismos naturales y cuyo proceso produce agua, dióxido de carbono y biomasa como productos finales. Esta característica, así como el potencial de utilizar el producto final como abono orgánico o “compost”, es lo que hace al bioplástico una alternativa muy atractiva.

 

Es un hecho que el plástico convencional seguirá siendo parte importante de nuestras vidas. La industria del plástico es enorme y las proyecciones apuntan a que seguirá creciendo de manera muy sólida. Como ejemplo, en el año 2014 la industria de envases de plástico fue valorada en US $ 270 mil millones, y para el 2030 se proyecta que ésta aumentará a $375 mil millones. Esta realidad implica que el plástico convencional necesariamente tiene que gestionarse de manera adecuada a través de infraestructura para el reciclaje.

Sin embargo, las cosas no son tan fáciles con el reciclaje como uno podría pensar. Y es que los productos de plástico no son todos iguales. Estas variaciones son tan grandes que es difícil clasificar los desechos en los procesos de reciclaje, además de que muchos países no poseen suficiente infraestructura para separar y reciclar. Por lo tanto, solamente el 9 % de los desechos de plástico se recicla en todo el mundo, el 12 % se incinera y el resto termina principalmente en vertederos o en los océanos. Y ese es uno de los grandes dilemas que tenemos que resolver en nuestro planeta por los impactos a la vida marina y a la humanidad misma. Los bioplásticos claramente son parte de la solución.

Portugal colaborará con Clúster Automotriz de Nuevo León

Monterrey, NL. El Clúster Automotriz de Nuevo León (Claut) firmó un acuerdo de colaboración con el Clúster de Ingeniería y Herramentales de Portugal (Pool-Net), el cual consiste en que los portugueses apoyen la formación de técnicos en fabricación y diseño de moldes y herramentales.

Así lo comentó Manuel Montoya Ortega, director general del Clúster Automotriz de Nuevo León, en el marco de Proveedor Automotriz 2018; a mediano plazo podrían crearse alianzas estratégicas entre empresas de ambos países.

El acuerdo de colaboración lo firmaron Manuel Montoya, por parte del Claut, Rui Tocha, como representante del Pool-Net, y como testigo de honor fungió Américo García Almaguer, subsecretario de Industria, Comercio y Servicios de la Secretaría de Economía y Trabajo estatal.

Manuel Montoya explicó que los herramentales son fundamentales para el sector automotriz, ya que para producir 1 millón de piezas se requiere de un herramental, es la base, “en México no tenemos esa industria, nunca se desarrolló”.

Por ello se están haciendo esfuerzos para desarrollar la industria en Nuevo León, a través del lanzamiento de un Clúster de Herramentales que se llevó a cabo en marzo del año en curso.

También hay talleres que ya están haciendo reparaciones y cambios de ingeniería en inyección de plástico y troqueles, pero es difícil desarrollarlos porque son pequeñas y medianas empresas y no pueden internacionalizarse de manera rápida.

“Nuestro objetivo a mediano plazo es crear joint ventures entre empresas mexicanas y portuguesas o ayudar a algunas portuguesas a instalarse aquí”, destacó Montoya Ortega.

Por otra parte, el Claut tiene algunos programas de capacitación junto con la Escuela Industrial y Preparatoria Técnica Álvaro Obregón, con el Centro de Ingeniería y Desarrollo Industrial y con el Centro Driven para formar técnicos en moldes y herramentales.

“Todo ese ecosistema queremos fortalecerlo con esta alianza con los portugueses para que ellos nos ayuden a desarrollar a nuestra gente, a ellos también les interesa entrar en el mercado mexicano como estaban hace 20 años y que hoy no están”, argumentó.

En México solamente 5% de lo que se consume de herramentales se produce en territorio doméstico, mientras que 95% viene de China, Corea del Sur, Estados Unidos y Canadá, y un poco menos de Portugal, España y Alemania.

Expectativa

Por eso la importancia de este acuerdo con el Clúster de Herramentales de Portugal, porque se han especializado en este tipo de maquinaria; es un equipo para producir en serie y los portugueses son especialistas en moldes de inyección de plástico, dijo Montoya.

La expectativa es que de ese 95% se produzca más en México, donde hay 20 empresas; de este total, hay entre 10 y 12 pequeñas y medianas empresas dedicadas a moldes de inyección y troqueles en la región Monterrey-Saltillo.

En general, el origen de estos talleres es nacional y unos cuantos son de capital canadiense, los cuales se han establecido en la región de Saltillo.

Manuel Montoya aseguró que la importación de herramentales es del orden de 2,000 millones de dólares al año y de esa cifra México produce sólo 150 millones de dólares.

Por su parte, Américo García destacó que la firma de este convenio es un paso significativo para el Claut.

“Hay mucho que hacer en el país para sustituir importaciones y para promover este sector”, destacó el funcionario.

Moldeo Científico de Inyección de Plásticos

Moldeo Científico de Inyección de Plásticos

40778384_1836553763058731_1088225703557595136_n

El día de ayer, lunes 3 de septiembre de 2018 en el CECASE I de Haitian en la ciudad de Querétaro, hemos iniciado nuestro curso sobre Moldeo Científico de Inyección de Plásticos, continuaremos la siguiente semana, muchas gracias a todas las empresas participantes por la confianza.

Blow Molding Extrusion

Blow Molding Extrusion40227164_1828735473840560_8199526986826121216_o

Intermetro de Acuña

Cd. Acuña Coahuila

Agosto de 2018

El pasado viernes 24 y sábado 25 de agosto de agosto de 2018, impartimos en la empresa Intermetro de Acuña, en Ciudad Acuña Coahuila, nuestro curso sobre Blow Molding, el curso fue de 15 horas de duración y la participación del grupo fue extraordinaria, felicidades a todos.